1997

Announcement Date: agosto 5, 1997

Mención honorífica en el Premio Binacional Siqueiros-Pollock.

Elabora dos pinturas de gran formato para el Centro de Convenciones de la Ciudad de Chihuahua: “Urna Solar” y “Urna Lunar”.

Dos grandes espacios en los que quise retratar la dualidad del tiempo físico chihuahuense. En la parte diurna retraté a los fósiles, a los minerales, al trabajo de mi padre, a la fauna del desierto y sobre todo, las texturas del desierto. Pero también a ese fantasma que aparece en muchas partes, en los prismas, en los minerales, hasta en las latas, si colocamos su metal a contraluz, pero que en ninguna parte aparece de manera tan definitiva y hermosa como en el cielo después de la lluvia: el arco iris. La Urna Lunar es una pintura que recrea las atmósferas de la noche norteña: las noches de luna, de fiesta de banquetes campestres. El mundo de los ranchos, con el sotol y el guateque, con frío pero con fogata, en medio del desierto pero con guajolote en mole. Uno pinta lo que uno es. Es un cuadro centrado en la composición pero también en el color. Yo soy un norteño hijo y nieto de mineros. En pocas palabras: quise  hacer un retrato de mis orígenes”.

Es invitado a formar parte del programa Art Pace, en el cual no pudo participar por cuestiones de trabajo.