PINTURA

PINTURA

PINTURA

BOCETO

Fermín tiene un estilo propio que se apoya en una formación muy sólida y completa, su pintura expresa maravillosamente tradición popular en la que se funden onirismo y tragedia, se sumerge en la realidad, saliendo de los sueños, explora los arcanes de la cultura mexicana y coloca a los sujetos que pinta en una realidad metahistórica. Nada es vanal en el trabajo del artista considerado como uno de los más brillantes de su generación.

HENRY DIDIER

Crítico de Arte

Fermín ofrece una serie de imágenes en las que existen paralelismos y líneas de continuidad, pero igualmente divergencias e innovaciones: los colores se calman, la escena se complica; nuevas formas se suman a anteriores inventarios de personajes y quimeras; los trazos parecen destensarse y el todo avanza hacia una mayor capacidad de síntesis. Espejismos. Apariciones. Escenas en las que angélicas serpientes se disfrazan impunemente de pisos ajedrezados. Bañistas que se preparan no para la danza sino para el vuelo imprevisto. Y todo para que los espectadores puedan lograr aquel humano privilegio: soñar despiertos.

ENRIQUE SERVÍN

Literato